Los ingenios azucareros adoptan medidas para optimizar el agua

Water cooling system Guatemalan Sugar

En la producción de azúcar, los ingenios azucareros de Guatemala han implementado nuevas tecnologías y procesos, tanto en el cultivo de la caña como en las actividades industriales, para reducir su consumo de agua.

Torre de enfriamiento de agua

Guatemala es un país con alta vulnerabilidad a los efectos del Cambio Climático y la agricultura es uno de los sectores más afectados por las variaciones climáticas. Es por ello, que los ingenios han implementado sistemas de riego más eficientes, que utilizan menos agua y aplican solo la cantidad que la planta necesita.

Asimismo, los ingenios han invertido en sistemas para la reutilización del vital líquido en las fábricas de azúcar. El agua que se usa en el proceso de fabricación es llevada a un sistema de enfriamiento; ya que sale a alta temperatura, donde luego de ser enfriada retorna a la fábrica, mediante un sistema de recirculación, para ser usada de nuevo.

La Huella hídrica del Azúcar de Guatemala 

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático -ICC- la huella hídrica del cultivo de caña de azúcar de Guatemala para la zafra 2019-2020 se estimó en 110.35 m3 de agua por tonelada de caña, en donde lo que se utiliza para riego representó el 21% de la huella hídrica total. En el caso de Guatemala, el agua de lluvia representó el 73% de la huella hídrica total.

Riego

Cada tonelada de caña producida en Guatemala utiliza un 47% menos agua que la caña producida a nivel mundial, cuyos resultados pueden estar relacionados especialmente a los altos rendimientos de caña por hectárea que la agroindustria azucarera de Guatemala ha alcanzado.

Cabe mencionar que de los cultivos que más se producen a nivel mundial, la caña de azúcar es el que tiene la menor huella hídrica.

La caña producida en Guatemala usa en promedio 47% menos agua que la producida en el resto del mundo

Guatemalan cane irrigation system

Como parte del compromiso con el uso racional del agua los ingenios azucareros han adoptado varias medidas que les permite ser más eficientes y sostenibles con el medio ambiente, como resultado cada tonelada de caña producida en Guatemala utiliza un 47% menos agua que la caña producida a nivel mundial.

La huella hídrica de la Agroindustria Azucarera de Guatemala -AIA- es 47% menor que el promedio global, según estudio elaborado por el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático -ICC-.

De acuerdo con este estudio, las condiciones meteorológicas del país han hecho posible que la lluvia contribuya con el 73% de la huella hídrica del cultivo durante la zafra 2019-2020, y el agua de riego usada representó apenas el 21% de la huella hídrica.

Además, los expertos de Cengicaña han desarrollado una aplicación para optimizar el uso del agua de riego en caña de azúcar llamada Cengiriegos que permite aplicar a la planta únicamente el agua que necesita en el momento oportuno.

Asimismo, en el proceso industrial, los ingenios también han invertido para optimizar el uso del vital líquido, y un ejemplo de ello es que el agua que se usa en el proceso de cogeneración de energía renovable es reutilizada una y otra vez y para ello se han implementado torres y lagunas de enfriamiento que reciben el agua usada, la enfrían y luego retorna a fábrica, en un proceso de recirculación continuo.

Los ingenios azucareros se unen a la Alianza por el Agua

Alliance for Water

Los ingenios azucareros y organizaciones que conforman el Azúcar de Guatemala están comprometidos con el cuidado y la conservación del medio ambiente. Es por ello por lo que, a través de la Asociación de Azucareros de Guatemala -Asazgua-, se unieron a la Alianza por el Agua en Guatemala.

El agua es un recurso esencial para la vida humana, así como para los procesos agrícolas e industriales. La Agroindustria Azucarera se ha sumado a la Alianza por el Agua con el objetivo de apoyar a construir un escenario nacional que promueva la gestión integral de los recursos hídricos.

La Alianza por el Agua es una plataforma de trabajo que busca contribuir a la seguridad hídrica, promoviendo el diálogo y la participación conjunta de diferentes actores y sectores del país, consolidando una agenda común en pro de una mejor gestión del agua.

La Alianza fue constituida en sus inicios por cinco instituciones: The Nature Conservancy (TNC), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático (ICC) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Las líneas de acción de la alianza son:

  • Buena gobernanza del recurso hídrico
  • Política pública para la gestión sostenible del agua
  • Investigación e información
  • Sensibilización y capacitación
  • Mecanismos financieros

De esta manera, podrá alcanzarse el anhelado objetivo de construir e implementar una agenda nacional en torno al agua, haciendo que ésta sea fuente de bienestar, salud, progreso y paz para cada habitante de Guatemala.